Las células de nuestro cuerpo necesitan el oxígeno para quemar los azúcares y las grasas. Como resultado de esta actividad llamada combustión, obtienen la energía que necesitan para desempeñar sus funciones.